lunes, 6 de diciembre de 2010


Saboreo las cicatrices de los cristales
henchidos de desilusióon
que me clavaron por la espalda

No hay comentarios:

Publicar un comentario